martes, 10 de enero de 2017

ORTHODOX - "SUPREME" (UTECH RECORDS; URCD103, 2017)


Desde Mesopotamia a Egipto, la figura del Grifo era venerada, encontrándose incluso referencias en la Vieja India. En Asiria se le relacionaba con la sabiduría, para luego pasar a la mitología griega (y posterior romanización y consiguiente dilución en la nada) hasta el punto de que la leyenda cita que Alejandro El Magno ató con arneses a 8 Grifos a una cesta con la que voló a los cielos y conquistó el resto de la Tierra (a estas alturas, la fama precedía a Alejandro, y puede suponerse que sólo los cielos se le resistían).

Alejandro III El Macedonio es también conocido en la historia como Alejandro Magno (Μέγας Αλέξανδρος o Mégas Aléxandros). SUPREMO es el atributo que Filipo le daría a Alejandro al nombrarlo Comandante Estratega de los Helenos... COMANDANTE SUPREMO

Partiendo de esta premisa conceptual, ORTHODOX publica con UTECH su sexto trabajo conquistando el ultramundo antropológico, quizás el sitio donde más a gusto se sienten, y coronándose por derecho propio en auténticos Reyes de Asfódelos. Destilados hace tiempo ya a formato dúo, y destruyendo completamente cualquier muro, barrera o reino que se les resista, cierran, comprimen o resumen etapa en esta grandiosa sesión que ha dado en llamarse "SUPREME"

El precioso diseño corre a cargo de DENIS FORKAS KOSTROMITIN, y el logo es de JAMIE LAWSON. Edición en cd limitada a 300 copias en bronce metalizado y 40 copias en rojo metálico (ambas ediciones con Obi), que invoco a los Dioses Primitivos para que tengan en su gloria de acordarse de su humilde servidor.

Así pues, MARCO SERRATO y BORJA DÍAZ nombran comandante en funciones al ínclito AQUILEAS POLYCHRONIDIS PÓ, que se suma con su saxo electrificado a las huestes de ORTHODOX en una representación mítica que disuelve el Ego y rememora las hazañas cósmicas de Alejandro en la Vieja Macedonia.


Pongamos como punto de partida el Jueves 25 de Junio de 2015, donde Orthodox visitan tierras malagueñas para traernos en directo "Crown For A Mole", el primerizo adelanto (diríamos que en "Raw Version") de "AXIS". La mañana previa al concierto se graba esta sesión de 36 minutos y posteriormente los sevillanos compartirían escenario con SKULLFUCK, la banda de Aki Pó, Daniel Vega y las percusiones de Asier Etxaniz (que por cierto darían un intenso y visceral concierto que me dejaría la mandíbula a la altura de los tobillos):


Orthodox por su parte iniciaban gira y proyecto. Días antes (creo que más o menos el 15 de Junio de 2015), grababan la cinta de culto "DEMONIO DEL MEDIODÍA" (Knockturne Records) con colaboraciones de Xavier Castroviejo (Blooming Látigo, Naja Naja, Pylar...) y el propio Aki Pó

Supongo que la idea de grabar una sesión de estas características partiría de esa vorágine creativa (además de la cara B de la susodicha cinta, que creo es un fabuloso preludio del trabajo que nos ocupa), en la que por cierto si no recuerdo mal, Borja Díaz acababa de adquirir una batería roja que de la forma que suena, puedo afirmar con rotundidad que se la ha comprado al propio primo hermano de Scott Columbus de MANOWAR. Muchos flecos creativos a partir de aquí, incluso con proyectos con ciertos paralelismos como el discazo "SPAIN IS THE PLACE" (Raw Tonk Record, 2016) con la formación añadida de Colin Webster y Ricardo Tejero como SPUTNIK TRIO.

Pero falta un dato en la ecuación. En "SUPREME", Orthodox han buceado al perverso pasado de "GRAN PODER" para empaparse de toda la angustia que destilaban sus ralentizadas notas; ese asfixiante, claustrofóbico y oleoso paso marcial tectónico en clave doom, es primitivizado al exceso mediante el Noise intenso del saxo de Akilleas Pó, de tal suerte que el rito de paso es realizado en el interior de una oscura cueva donde el Mito y el Logos se confunden, se aparean y dan como resultado una música cuneiforme, angulosa y pútridamente adictiva.

La gruesa, reverberante afinación del bajo de Serrato es el preludio de un auténtico viaje iniciático. Las cuerdas tortuosas remiten a "ARCONTE". Lentamente las percusiones marciales, hipnóticas y procesionarias de Borja dejan claro que el oxígeno que tenemos va a ser escaso. Lento, muy lento empieza el tema. El bajo bien podría tener una sóla cuerda electrificada pero del tamaño de la soga que ata a los barcos; una placa tectónica electrificada daría resultados similares. Serrato en su faceta más experimental siempre me ha recordado a los primeros discos de MANOWAR, cuando Joey de Maio sometía el instrumento a largas sesiones de apareamiento sin sobreproducciones.

Sin concesiones, el saxo de Aquilleas llama a la guerra a partir del minuto 4. En plena estampida paquidérmica, los tres instrumentos se aúnan en una siniestra jam de doom psicodélico que ríase usted de Electric Wizard o Sunno))). Si Basil Poledouris y Sun Ra hubiesen tenido un grupo de metal, habría sonado a esto. Un saxo que se retroalimenta, que está embebido de una mala baba asfixiante que casi se lleva al límite de sus posibilidades... impertérritos, la base rítmica continúa su endiablado diálogo admonitorio. 

Esta versión de Orthodox suena a tejido sonoro muerto y esfacelado. Como si interrumpiéramos el riego sanguíneo al sonido, y este estuviese agonizando y necrotizándose en una trama dantesca, asistimos a requiebros y estertores en los que nunca hacemos pie, aunque lentamente se configura una melodía de bajo mínima; pero el saxo se niega tres veces a sí mismo... es la luz de una estrella muerta y el sonido de los vientos sigue llegando e irrigando a la base rítmica; Aquilleas es posible que lleve 1.000 años enterrado y su espectro sonoro segue bautizándonos en mugre.

Alejandro El Magno cabalga sus Grifos a la conquista de la Eternidad y puesto de jodidos hongos en mal estado tiñe las nubes de rojo sangre. Serrato provoca una auténtica tormenta de Lo Fi que dialoga incesantemente con el anti-Jazz entrecortado de la batería de Borja, y la saliva dees lluvia ácida malsana en el tremendo clímax final del tema, que lejos de disminuir, tiende al infinito es una espiral creadora interminable.

La Guerra suena a esto. La sangre huele a metal; a cobre... y Orthodox en "SUPREME" se han bañado en la sangre de los Dioses de la Guerra. Cobrizos, ungidos, elevados a las nubes inmisericordes de una batalla que se libra en otro plano de la realidad. Si COLTRANE en "A Love Supreme" sufrió una revelación liberadora, aquí asistimos al proceso contrario.

Un Eterno Mahabharata; un atribulado Viejo Testamento, un elongado Gilgamesh... un Popol Vuh estelar que te empala cuerpo y mente y no te suelta hasta que no eres más que un trapo inane que barre el viento.







No hay comentarios:

Publicar un comentario