viernes, 3 de marzo de 2017

OIKOS - "THE GREAT UPHEAVAL" (KNOCKTURNE RECORDS/ENVELOPE COLLECTIVE; 2017)


Casi dos años después de reseñar la cinta "Vigilia" de OIKOS, tengo el placer de hablar de su tremendo regreso en formato vinilo. "The Great Upheaval", editado en colaboración entre KNOCKTURNE RECORDS y ENVELOPE COLLECTIVE es una obra de arte desde el exterior hasta el fondo de cada surco. La portada del disco es la maravillosa fotografía en blanco y negro “Wild Horses. Smoke Creek Desert, 1951” de Gus Bundy y la de la contraportada “A Harvest of Death, 1863” de Timoth H. O’Sullivan

En cuanto a la formación, OIKOS aquí y ahora son: RAFAEL FEMIANO a la composición, baterías y percusiones de FELIPE PAVÓN, grabación en LA MINA de RAÚL PÉREZ (masterización posterior por JAMES PLOTKIN), y las colaboraciones estelares de DAVID CORDERO, JUAN G. ACOSTA, MARCO SERRATO, RAÚL PÉREZ, JOHN KOLODIJ, MARÍA GIL y XAVIER CASTROVIEJO

Para haceros una idea de dónde vienen OIKOS, podríais leeros la reseña de "Vigilia"



Durante 40 minutos vamos a asistir a una alucinante panoplia de sonidos analógicos en cascada (eso que llaman "soundscapes"), vertebrados por una columna de ambientes épicos que recuerdan enormemente a la forma de abrir los discos de SWANS en sus últimos discos. Unos in-crescendos cargados de ambientes cinematográficos teñidos por la mugre de la superstición, los ambientes sureños cerrados y marcados con el hierro forjado del ganado y unas colaboraciones musicales de auténtico lujo. 

Un disco que en definitiva tiene la sobriedad y compostura de un soldado recogiéndose las tripas derramadas en la arena caliente. La mirada nublada por la pérdida de sangre y el efecto distorsionante de la calima, los espíritus de la batalla pasan su jodido carro abarrotado de muertos mientras el soldado mira una vieja foto familiar. Ni las proclamas dirigidas a un dios sureño puesto de peyote te salvarán de esta, maldito hijo de perra hacedor de guerras...

"Ravaged, Burned", con la guitarra ensoñadora de DAVID CORDERO, se va abriendo paso en un ambiente en bucle, mántrico y flotante. Las percusiones me recuerdan mucho a cosas de JARBOE, a SWANS y a los discos más calmosos de NEUROSIS... pero todo con un fértil ambiente cinematográfico (a lo BADALAMENTI) que hace que la música parezca venir de otro sitio. 

Sin prisas, el tema se va arrastrando y conformando una suerte de melodías que se alternan en varios planos. La guitarra de fondo sostenida hasta el infinito, las percusiones rituales al lado de nuestras orejas y una multitud de efectos que entran y salen por los poros que dejan los demás instrumentos. Puede parecer de locos, pero la forma de construir de la guitarra(s) me trae a ANATHEMA en sus primeros discos a la cabeza, sobre todo por la forma de crear ambientes a través de una sola nota distorsionada.

El tema en cierto modo continúa en "Menace And Portent", con similitudes estilísticas con el anterior, la colaboración al bajo de RAÚL PÉREZ y una fantástica línea de guitarra a cargo de FEMIANO que ahonda en la melodía principal del primer tema. Lentamente la percusión va adquiriendo tintes marciales, abandonando un poco esos tintes Dark Ambient para darnos una agria patada en toda la boca con lo que un crescendo tendría que ser. Tremendo.


Abre la Cara B "Joik", llena de ambientes de Lo-Fi, electrónica y un vibrátil flujo de sonido multiplicado por las colaboraciones percusivas de JOHN KOLODIJ y MARÍA GIL a los "echoes". Puro trance chamánico de esos que te hacen dudar si unirte a una secta para follar más, o follar más para no unirte a una secta. 

Le sigue el inconmensurable "Marrow Of Prayer", donde se sublima todo lo dicho anteriormente para llevarlo a cotas casi religiosas donde cuesta respirar y abrirse paso. El contrabajo sutil de MARCO SERRATO, la guitarra de JUAN G. ACOSTA y los espectrales cánticos de XAVI CASTROVIEJO se unen a OIKOS para darnos la banda sonora del funeral de una nación. 

Esto es la contrapartida a la vieja película de D.W.WRIGHT de 1915 y todo lo que no representa al jodido sueño americano;  una orgía simbólica nutrida de masonería sonora donde la escuadra y el cartabón se sustituye por una ponzoñosa electrónica ambiental. El tema va unido a "Arch", donde el ambiente apocalíptico es reforzado por el rasgueo de arco del contrabajo de SERRATO, las percusiones tribales de PAVÓN y las alucinantes texturas que crea FEMIANO destilando un clímax desértico, crepuscular y en cierto modo apócrifo (en el sentido de que creo que huyen de etiquetas para realizar algo propio).

OIKOS han grabado un monstruo que crece y crece con las escuchas. Para mí uno de los discos del año y para mortificarme por no haber podido asistir a la presentación en Málaga, llevo dos días con los calzoncillos fabricados de penca chumbera puestos.

https://www.facebook.com/oikossound/?fref=ts

https://knockturnerecords.bandcamp.com/album/the-great-upheaval-2



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada