domingo, 10 de julio de 2011

EL FENÓMENO LSD



Publicado en 1966, EL FENÓMENO LSD es un interesante ensayo a cargo del escritor y periodista John Cashman. Una de las principales razones que hacen que me interese leer este tipo de libros es que son fiel reflejo y documento de la época en la que fueron escritos, de la forma de pensar del pueblo y del sentir general, de modo que resultan estudios sociológicos bastante acertados.
En 1966, en plena vorágine deL uso de la Dietilamida del ácido lisérgico o LSD, Cashman nos propone un corto pero intenso viaje desde la aparición y descubrimiento de la sustancia en un laboratorio suizo en 1938, donde el químico Albert Hoffmann de los laboratorios SANDOZ sintetizó la sustancia durante un programa de investigación intentando buscar sustancias medicinales derivadas del alcaloide ergolina (presente en el cornezuelo de centeno), hasta los movimientos sociales que surgieron alrededor de su consumo, casi rayando en el sectarismo. La sustancia quedó aparcada junto a otras del laboratorio de SANDOZ hasta que Hoffmann descubrió por casualidad las propiedades psicodélicas de la sustancia en 1943.
A partir de ahí, el libro nos desgrana todo lo que se sabía oficialmente (y algo más) sobre la sustancia en la época, desde sus posibles usos para el tratamiento de enfermos mentales (se creía que el LSD, por sus propiedades alucinógenas iba a ser la panacea para el tratamiento de la esquizofrenia), hasta el culto cuasi religioso al que fue somentido el LSD por personajes famosos como el escritor y psicólogo Thomas Leary, que se convirtió en el gurú de la sustancia creando diversas organizaciones al filo de la legalidad que promulgaban que el LSD iba a ser la vía rápida de conectarse a Dios y de vivir una experiencia límite religiosa. Actores como Cary Grant afirmaban que gracias a la sustancia su vida había cambiado hasta límites insospechados, mientras que otros afirmaban que la droga provocaba la aparición de psicosis y síntomas cercanos a la esquizofrenia.
Sea como fuere, la época convulsa vivida en aquellos años en América, con el conflicto bélico de Vietnam en pleno auge y una agitada juventud contestataria, hacía que las universidades fueran hervideros para la experimentación con drogas, con una juventud deseosa de evadirse de la realidad reinante. Todo ello es maravillosamente reflejado en el libro, con multitud de testimonios y declaraciones de todo tipo de personas que han tomado la sustancia, desde universitarios de Harvard a científicos, desde gente llana sin estudios hasta voluntarios de experimentos...
También se hace en el libro un pequeño estudio comparativo entre las sustancias alucinógenas conocidas en la época: el peyote mexicano y drogas de laboratorio, pasando por míticas sustancias de leyenda como el SOMA al que hacía referencia Aldous Huxley en UN MUNDO FELIZ. Huxley por cierto fue considerado otro gurú de la experimentación psicodélica gracias a su coqueteo con todo tipo de alucinógenos, especialmente el peyote; luego puso de manifiesto sus experiencias con el libro LAS PUERTAS DE LA PERCEPCIÓN.
Como digo, EL FENÓMENO LSD es un estupendo estudio social de la época, y encontramos curiosidades (no olvidemos que el libro es de 1966) como la creencia de que el LSD iba a ser la panacea de la curación del alcoholismo, la frigidez en las mujeres (sin comentarios) o convertir en heterosexuales a los homosexuales (otra vez sin comentarios); no quiero ni imaginarme los experimentos que se harían en oscuras naves industriales del ejército estadounidense o en aislados bunkers soviéticos en plena guerra fría.
Lo bueno de bucear entre antiguos y añosos libros ya olvidados es la satisfacción de descubrir interesantes libros como este, en el que el autor, sin posicionarse hacia ningún lado, nos describe toda la idiosincracia que rodea a los alucinógenos y su posible "legalización" con fines medicinales.
Todo un documento de toda una época.

1 comentario:

  1. A mi me marco profundamente, me lo dejara una amiga lo lei hace 20 años y aun recuerdo retazos " las galaxias siempre huidizas el misterio de la muerte los terrores de la enfermedad y la locura......" no recuerdo mas.. tambien hablaba de timoty leary y hoffman cuando acababa de descubrirlo sin querer, iba el la bicicleta alucinando Haber si lo puedo leer otra vez, si estoy aqui es por algo ya es un comienzo je je je

    ResponderEliminar