miércoles, 12 de septiembre de 2018

NIÑO DE ELCHE/MARCO SERRATO/ERNESTO OJEDA - "KARATE PRESS" (SENTENCIA RECORDS, 2018)


El 3 de Junio de 2015 se presentó en Sevilla en la librería Extra Vagante lo que fue el número 1 de la revista KARATE PRESS, y recuerdo haber visto por las redes fotografías de los implicados en aquellos ignominiosos eventos. Puede ser que la memoria me falle pero EMILIO R. CASCAJOSA (a quien por entonces yo conocía como "el cantante de la banda MIRAFLORES") y LUIS BOULLOSA habían pactado una animosa charla con DAVID LINDE imagino que decir esas cosas que suelen decirse en estos encuentros... (lo mal que está la cosa, que el papel volverá y que el underground es esto o tal cosa...). 

También se me vienen a la memoria unas instantáneas fotográficas donde los aludidos se tomaban unas cañas bajo el inclemente sol sevillano y yo no podía cuanto menos que sentirme seducido por tanto erudito y músico privilegiado pululando por allí, hasta el punto de que justo un año después la cosa apunto estuvo de repetirse aquí en Málaga (o al menos algo parecido) con una "sí pero no" presentación del siguiente número de KARATE PRESS en Churriana con concierto de JOWE HEAD y THE BLACK LENNONS.

(Foto: Archivo KARATE PRESS)

Todo esto puede estar tergiversado por el velo del tiempo, pero lo que no lo está es que el Sábado 11 de Febrero del año 2017 estaba yo bajando una calle de Málaga charlando con MARCO SERRATO sobre diversas historias. Acababa de aparcar y se dirigía a la presentación de su pieza "Yuggoth" con motivo de CRUJIDO, una serie de conciertos organizados por el saxofonista/músico griego AXILLEAS PÓ con el leit motiv de la improvisación. "Tengo en la recámara una grabación que se hizo con NIÑO DE ELCHE y ERNESTO OJEDA, está mu guapa pero no sé cuando verá la luz"... estas fueron más o menos sus palabras si mi diccionario Sevillano - Tartésico no me ha jugado una mala pasada. 

Quien más o menos me conoce sabe que ni de coña me olvidé de aquellas palabras. Pasaron a mi archivo personal de rumores que a veces uso como acupuntura periodística con la que sacar y atar cabos. Pues bien, ahora que se edita aquella grabación por SENTENCIA RECORDS en limitada a 100 copias, mayestática cinta azul la cosa empieza a tener sentido. 

Buceando en la red doy con el evento en la vieja página de KARATE PRESS (sección Tatami) en la que se menciona un concierto secreto a cargo de LA KARATE FREE FORM SESSION, suerte de Psych Jam experimental con nada más y nada menos que NIÑO DE ELCHE (a las poliglosias, ecolalias y xenoglosias flamencas), ERNESTO OJEDA (por entonces en MIRAFLORES a los teclados) y MARCO SERRATO al contrabajo. Por si esto fuera poco, PILU CABALLERO se encargó de la parte visual con proyecciones creo que de tipo aleatorio, pero desconozco el dato. Este evento es lo que se ha editado en una preciosa cinta con diseño de ELENA SERRATO y que aprovechando el momento y contexto en que se creó, ha sido acertadamente titulada KARATE PRESS.


Dice la web: "La clave es la siguiente: sin ensayos, sin reglas y sin que los músicos hayan tocado nunca juntos. Todo en un intento por ilustrar musicalmente el espíritu libre y rupturista de esta publicación que acaba de nacer con vocación investigadora y manifiestamente generacional" pero yo, que no me creo nunca esto de la Improvisación libre, voy a reflexionar un poco sobre todo esto. 

Creo que la improvisación o la Jam pura y dura son recursos de la versatilidad de un músico que no los hace por eso mejores ni peores. Conozco grandes improvisadores incapaces de leer una partitura o hacer un standard jazzístico, pero lo importante cuando se hace un concierto de este estilo es Invocar a la Energía; traer a este lado de la realidad ese sustrato telúrico capaz de transformar un evento que a priori sería inverosímil en algo Mágico. Esa es la característica principal que define esa sesión o como queráis llamarla.

Las reglas pueden ser las que sean, pero recuerdo una maravillosa conversación a propósito de las improvisaciones vocales de DAMO SUZUKI durante su gira española que recabó en un extraño concierto (recogido en "Puedo Ver Tu Mente" con CUZO). Los encargados de organizar aquella gira y yo mantuvimos una casual y sorprendente charla a propósito de Suzuki: "el tipo era extravagante, dormía con la chaqueta puesta y un reloj de esos antiguos con cadena. Por otra parte, eso de la improvisación era relativo... acompañándolo en todos los conciertos de la gira vimos que tenía 3 o 4 recursos vocales que se iban repitiendo siempre de tal suerte de que te dabas cuenta de que pegaban con cualquier cosa que se estuviera tocando".

(Foto: Archivo KARATE PRESS)

Claro, es que una cosa es una Jam y otra es la improvisación sin reglas que no quiere decir que el músico como ente individual no las tenga. Me decía ERNESTO OJEDA sobre este asunto: "la preparación previa fue individual, eso si, recuerdo que se habló de lo que cada uno aportaría, o tal vez no. Por mi parte, me centré en el apartado de la electrónica. Los últimos meses realicé una serie de conciertos de electricidad, y pensé que sería un elemento diferente y sorpresivo junto a la voz y el contrabajo. Días antes incluso hice una prueba de cómo sonaría el concierto, o mejor dicho, cómo quería que sonase, y la verdad es que fue todo como imaginé".

Bajo invitación y requisitos dignos de un Alan Turing, los asistentes se vieron emplazados a EL ESTABLO y lo que escuchamos en la cassette que se grabó por RAÚL PÉREZ y NACHO GARCÍA salvo lo que haya aportado la mezcla y masterización del propio ERNESTO OJEDA.

Sigue OJEDA"todo salió de forma natural. Nos conocíamos desde hace tiempo y cada uno sabía de qué pie cojeaba, eso permitió que la música fluyese de forma natural. Esto vine de hacerlo meses antes con Juan Acosta y Xavi Castroviejo (los actuales Naja Naja), grabación que se puede encontrar en la web de Improvisarios. La idea le gustó bastante a Emilio Cascajosa (por aquel entonces compartíamos formación con Miraflores) y decidimos volver a llevarlo a la práctica, esta vez con el componente visual que aportó Pilu Caballero con sus imágenes generativas que reforzaron toda la escena"

(Foto: Archivo KARATE PRESS)

Es imposible no detenerse un buen párrafo o dos en hablar de NIÑO DE ELCHE. A lo largo de los 35 minutos berrea, canta, susurra, gime y transforma su voz en percusión aunque sin llegar a la abigarrada expresión de los Cantos Konnakol propios de la Carnatic Music (Karnāṭaka saṃgīta o Karnāṭaka saṅgītam) tan propios del Sur de India. Lo que sí que hay es leves intentos (inconscientes o no) de abrazar el Throat Singing o la música Gamelan hasta hacerlas flamencas pero quizás esté en el camino erróneo en mi apreciación.

En algunos momentos se expresa de forma que no puedo evitar acordarme de MIKE PATTON en los proyectos de MOONCHILD con ZORN pero en versión flamenca (cosa que lo hace todavía más original e interesante). ¿Opinión personal?... me gusta mucho aquí pero le falta un punto de locura. De romper de modo definitivo con las reglas y algo más de histrionismo que aunque parezca que lo hay, sí que se le nota algo comedido.

Es muy curioso que varios meses antes se hubiera realizado la grabación de NIÑO DE ELCHE con SEIDAGASA que recogió KNOCKTURNE RECORDS en una alucinante y preciosa cinta. Ahí ya se dejan entrever esos recursos vocales del experimentador flamenco. El Flamenco Tartésico con trazas de Doom (sí, de Doom) que se escuchaba en "Sí, a Miguel Hernández". Posiblemente, invitado para la ocasión, NIÑO DE ELCHE empleó los recursos que ya venía practicando en aquellos tiempos.

MARCO SERRATO por aquel entonces estaba en plena eclosión de experimentación al contrabajo. Tras "Taaru"(2014) llegó "Seis Canciones Para Cuervo"(2014), alternándose con grabaciones de HIDDEN FORCES TRIO, ARCONTE o SPUTNIK TRIO que darían rienda suelta a una bestia parda a las cuatro cuerdas. Sin embargo, creo que la clave para entender su papel en esta improvisación sería "The Ominous", la brutal colaboración/simbiosis de electrónica y acústica junto a DAVID CORDERO en el proyecto JACOB. La razón por la que digo esto es que a pesar de la larga trayectoria de SERRATO como improvisador, no es tan fácil encontrar momentos suyos junto a la electrónica (manipulada o no) aunque puede ser que me equivoque. Si encuentro a alguien cómodo en la grabación es a Serrato, capaz siempre de intuir al otro con relativa fluidez.


Resumiendo, desde 2012 a más o menos 2015 tenemos tres años de exploración musical sin precedentes tras aparcar  las versiones más duras y extremas de su música con ORTHODOX. Tirando de hemeroteca mental, desde "Baal" hasta la publicación de "Axis" es cuando más florece el SERRATO avantgarde. Esa tonalidad expresiva del contrabajista es la que nos da la bienvenida en KARATE PRESS. Sonidos inhumanos, distorsiones imposibles que se acercan por momentos cuando se usa el arco a un doppelganger acústico de SUNNO))), cuatro cuerdas en abstracción expresionista (signifique esto lo que signifique) que crean un oscurísimo telón de fondo que se abraza a la perfección con los acoples electrónicos de OJEDA (salvo algún momento puntual aunque en general la sincronización es bastante potente).

El tercer elemento es ERNESTO OJEDA de los añorados MIRAFLORES. Persona afable, le pregunté malintencionadamente si habían surgido rencillas o malos rollos cosa que tampoco sería algo descabellado dada la tensión que se viviría: "sólo tengo cosas buenas que decir de todos mis compañeros. Cuando se cree en algo, todo sale de forma natural, es importante la libertad y que todos nos sintamos partícipes del proyecto. La improvisación es así, libre y natural, y con esta grabación capturamos toda esa energía del grupo de personas que estábamos allí, fue una noche inolvidable, y que cualquiera tiene el derecho a revivirlo y sentirse parte de ello. Hay que dejarse llevar. El futuro, siempre es incierto. La ilusión y el trabajo por nuevos proyectos definirán ese futuro"


Tengo que reconocer que este mismo texto lo he tenido que meter en Google no fuera a ser que sea copiado de Paulo Coelho y me denuncien por copiar. Creo que su papel es bastante complicado en la grabación y tira de repetir demasiado los mismos sonidos, quizás por miedo a enterrar en ruido al resto de miembros y porque la electrónica cuando se practica en conjunto con lo acústico ha de estar muy entrenada. Un tipo que berrea, otro que le da a las cuerdas... y tú con un sintetizador (no lo sé, pero imagino que un KORG MS20 de esos) así que entiendo  el papel del ruidista ante estos eventos. Aun así, el papel se salva sin debacles porque lo que funciona es la Trenza que se crea entre los tres músicos y aunque haya salientes puntiagudos, en general la textura es roma.

La Revista KARATE PRESS dice que La Verdad Está Bajo Tierra, pero yo creo que esto es falso. La verdad yace enterrada en las cabezas de las personas que tocaron en El Establo aquel día, pariendo una fantástica grabación que empieza con un duelo de un contrabajo con acordes y escalas (muy de nuestra tierra andaluza) y voz. La electrónica entra sin pegar portazos, sumando ruido y dividiendo por versículos los diferentes estados emocionales por los que transcurre la música... el contrabajo tocado con arco coincide con los momentos mas histriónicos de Niño de Elche que va derivando al quejío. Instantes después surgen esas variaciones vocales medio flamencas medio tribales que quedan enterradas en suciedad industrial. Puestos a ser quisquillosos, los momentos en los que el contrabajo se limita a percutir introspectivos ritmos y deja paso a la electrónica y voz son los menos logrados pero quizás sea porque en esos pasajes Niño de Elche se limita a cantar, sin experimentaciones de ningún tipo... y eso sí le pasa factura a esos minutos. 


Cuando la voz empieza otra vez a divagar con xenoglosias, ecolalias y glosolalias el bajo se encabrona volviendo el interés. Serrato ejecuta una especie de nana y ahora es él el que comulga con Ojeda en un pasaje bello y evocador sólo interrumpido por los silbidos procesados por pedaleras. 

Si tengo que ser sincero, me quedo con el bestial arranque de Serrato en la Cara B que ya de por sí vale por toda la Cara A entera. Grueso, metalero y arropado por las capas de sintetizador sucio (más industrial) de Ojeda esta vez mucho más cómodo, variado y con cambios de registro a los teclados en contraste. Niño de Elche vomita arabescos que quedan épicos en conjunto y hasta creo que hubiera quedado bien este trozo en el propio disco "Axis" de ORTHODOX por la idiosincracia colaborativa /transicional con la que se gestó aquel. 

No sé el orden con el que se grabó el asunto y si esto que escucho fue cronológico, pero aquí se los escucha mas inspirados. La cinta se funde en un clímax/algarabía de aullidos, tonos altos al contrabajo y camaleónicas vueltas de tuerca donde hay de todo, un constante y denso arco en el lado vibrátil/subsónico del contrabajo, cantos percusivos propios del desierto de India y pedales esparciendo ponzoña.

A pesar de los defectos que los hay (no de sonido), se trata de una grabación de archivo única e imprescindible. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario