miércoles, 7 de mayo de 2014

GIRON - "FOREST" (Autoeditado; MUSIC 2 DREAM M2D01, 2014)

A finales de los años 60 surge en Alemania Occidental la llamada KOSMICHE MUSIK o KRAUT ROCK en referencia a uno de los apodos despectivos de los Alemanes en la Segunda Guerra Mundial (significando algo así como REPOLLO o CHUCRUT).

La aparición de las nuevas tecnologías junto con la expansión del rock progresivo, la psicodelia, el coqueteo con drogas de diseño e incluso el minimalismo o el Free Jazz llevan a un grupo de experimentadores a crear una música que a pesar del tiempo transcurrido, y salvo contadas ocasiones, ha permanecido inmersa en un segundo plano sin disfrutar del grado de consagración que otras bandas “progresivas” han obtenido con el paso del tiempo. BEATLES, la VELVET UNDERGROUND o PINK FLOYD serían aquellos pilares de más allá de las Germanas Tierras que servirían de base con la que sostenerlo todo, y que junto con la Música Étnica, los experimentos sonoros de ZAPPA o la Música Contemporánea más radical de KARLHEINZ STOCKHAUSEN terminarían de crear la brutal amalgama de influencias que irradiarian Alemania cual explosión nuclear sonora.

La subcorriente KRAUT influenciaría enormemente a músicos de décadas posteriores y en esta época de revisionismo siguen surgiendo artistas que recogen la poderosa onda expansiva de la música que se vivió esos años en Alemania. Surgirían escuelas dentro del mismo sonido madre y quizás la ESCUELA DE BERLÍN sería la más anclada en la música electrónica y dejando algo más de lado los patrones habituales del Rock.

El PUNK y POST PUNK, el AMBIENT, el SYNTH POP, el NOISE, el POST ROCK… todos ellos han bebido en uno u otro momento del Krautrock, para luego ir desarrollándose y mutando en nuevos estilos e híbridos sonoros.

El grado de oscurantismo de esta música sigue manteníendose, y cierto grado de malditismo sigue inmanente en los hipnóticos y meditabundos acordes del más soterrado Krautrock. 

Muestra de ello puede ser la música de TOMÁS FERNÁNDEZ GIRÓN, multiinstrumentista conocido por otros proyectos como EL CÍRCULO DE WILLIS (algo más anclado en el progresivo y la psicodelia) o el naciente WOLF PETRUS junto con JUAN CARLOS PALAZÓN DEL AMO (de cuya banda VAKO también hemos hablado por aquí: 


GIRON es el proyecto instrumental de Tomás Fernández Girón, que armado con todo un arsenal de instrumentos pétreoelectrónicos, análogicoarcaicos y pulsogeneradores se mete en sus COSMIC ELECTRIC SECTOR ESTUDIOS de Madrid y pare una hora de música ancestralmente improvisada… algo así como descender a los abismos del INCONSCIENTE COLECTIVO JUNGIANO y emparentarse con los padres del Kraut alemán. Porque la música de GIRON es lo más parecido a invocar mediante una OUIJA cósmica viejas melodías del movimiento de las esferas y grabarlas en un viejo magnetofón NAGRA.

Instrumentos como el MFOS ULTIMATE-EXPANDER MODULAR, DOEPFER DARK TIME, SEQUENTIAL CIRCUITS SIXTRAK, MOOG REALISTIC MG-1, SOLINA STRING ENSEMBLE, FARFISA SYNTORCHESTRA, MFB522, SUZUKI OMNICHORD 0M27, MONOTRIBE, MONOTRON DELAY, EHX SMALL STONE/CLONE o REEL ECHO podrían estar tomados de cualquier manual de campo de la NASA, y con todos ellos GIRON se mete en el estudio en NOVIEMBRE de 2013 y graba FOREST, autoeditándolo en una tirada limitadísima a 100 copias en digipack de tres paneles numerados a mano que bien haríais en pillaros antes de que se agoten.

GIRON entra en trance y desciende al minúsculo espacio entre las neuronas… a la misma SINAPSIS o pulso de los neurotransmisores cerebrales. Nada más hay que observar el atávico poder que nos sugiere el árbol de la portada del disco (fotografía de un bosque de IRLANDA a cargo de MARTA FERNÁNDEZ IBÁÑEZ), que os invito a observar por un largo rato hasta que vuestros ojos os engañen y en vez de ver un árbol veáis el sugerente despliegue magnificente de una red neuronal… o de los bronquios, bronquiolos y alveolos que se abren de nuestro aparato respiratorio y nos dan la vida. La naturaleza copia a la naturaleza… los patrones de lo que nos rodea son reflejos de nuestro propio ser.

A lo largo de 60 minutos GIRON nos mete de lleno en un trance pulsátil donde los ecos a TANGERINE DREAM de la primera época, CLUSTER, SCHULZE, ASH RA o TIM BLAKE se mezclan con ritmos cuasi MOTORIK de bandas como NEU!, aunque sin la raíz punk de aquella.

 Melodías puramente espaciales que me retrotraen al primerizo VANGELIS de ALBEDO 0,39 y proyectos patrios como NEURONIUM o los discos en solitario de HUYGEN se mezclan con sensaciones y elementos tomados de los más experimentales PINK FLOYD... en definitiva, toda una delicia para aquellos amantes de la música más espacial y volátil. 

Puestos a traer a colación influencias, y aunque no se citen en el digipack, también veo muchísimos elementos de la electrónica francesa de JEAN MICHEL JARRE, PATRICK VIAN y MICHEL MAGNE, sobre todo en los temas más rítmicos y estructurados y en ocasiones cuasi bailables de FOREST, aunque realmente es difícil a veces establecer las líneas que separan al submundo del Space rock en todas sus variantes, faceta ambiental incluida.

En definitiva, creo que FOREST es un must-have en toda regla para los seguidores de estas corrientes, y que vuelve a demostrarme que en el subterráneo mundo del underground se mueve toda una corriente que está vivísima y que invita a ser explorada por los buscadores cósmicos de lo ignoto... porque vuelvo a decir que el Inconsciente Colectivo y lo atávico nunca muere. 

Vuelve una y otra vez cual OUROBOROS kármico y músicos como GIRON son iluminados capaces de huir de la mediocridad que pulula en el circuito comercial de la música para servirnos de antena telúrica que capte los sonidos de las estrellas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario