miércoles, 22 de diciembre de 2010

ZUMO DE TÍMPANOS...

Para los más aventurados y buscadores de experiencias sónicas va dedicado éste Post. Todos aquellos que no se atrevan con sonidos difíciles, grabaciones de producción penosa y no tengan su mente especialmente abierta a fuerza de dilatarla con psicofonías musicales, recomiendo que apaguen su ordenador o bien lo destruyan con un martillo pilón. Lo que aquí encontraréis contradice las leyes de la musicalidad o el ritmo y puede provocaros un derrame cerebral especialmente si escucháis la música con auriculares.

A lo largo de mi vida como escuchador compulsivo de música, he encontrado algunos discos difíciles (por llamarlos de alguna manera), pero que no por ello carecen de una genialidad sin límites...

Este año que se acaba de 2010 ha sido abundante en éstas grabaciones, de las que destaco sobremanera dos de ellas:

SUN RA and HIS INFINITY ARKESTRA: ATLANTIS


A los que no conozcan a semejante grupazo, decir brevemente que Sun Ra es el sobrenombre de uno de los más excéntricos y oscuros músicos de Jazz que a dado la historia. Nacido en Alabama, Sun Ra fue pionero en los sonidos más difíciles y experimentales de piano, órgano y teclado, editando a lo largo de toda su carrera (que viene a empezar allá por el lejano 1957) una ingente cantidad de grabaciones para el sello Saturn. Autodenominado extraterrestre proveniente de Saturno y rodeado de músicos de una incréible vanguardia experimental, Sun Ra trascendió fronteras y publicó algunos álbumes de sonoridad tan difícil como el que nos ocupa.

ATLANTIS es, como su sobrenombre nos revela, AN INTERGALACTIC - SPACE TRAVEL IN SOUND, o lo que es lo mismo, cinco primeros temas más audibles y enfocados a un Free Jazz espacial mezclados con ritmos y percusiones africanas, para luego terminar en un tema de 22 minutos llamado asimismo "Atlantis" en el que encontraremos sirenas, solos extraños de teclado y órgano, y sobretodo un ambiente frío y desangelante que nos evoca a la Atlántida en pleno resurgimiento.

Difícil pero no por ello menos genial, es difícil atreverse a explorar en la obra de tan genial músico. Os dejo un ejemplo a los más valientes...







YA HO WA 13: THE OPERETTA


Father Yod es el sobrenombre de James Edward Baker, un iluminado ex-marine que lideró una de las comunas hippies (rozando el sectarismo) del Verano del Amor. Según este otro personaje, Ya ho wa es el nombre secreto de Dios al que hay que honrar con música y amor...

Ya Ho Wa 13 escondía también entre sus filas a algunos miembros de grupos de psicodelia de la época y que le daban el toque ácido a sus composiciones construidas en base a improvisaciones. THE OPERETTA es quizás su disco más difícil e inaccesible, en ocasiones genial y en otras inaguantable, pero que esconde un ambiente único que refleja el espíritu de aquella época. Los temas que lo componen no son tal, sino oraciones o celebraciones comunitarias que se celebraban entre las 3 y las 6 de la madrugada en las que sin ningún tipo de complejos todos los miembros de ésta comuna celebraban su comunión con los cielos a base de música y voces totalmente improvisados...

No es ni de lejos su obra maestra (Penetration: an Aquarian Symphony) pero respira un aire tan especial y difícil que merece éste pequeño homenaje a una de las formaciones de rock psicodélico más oscuras, difíciles y underground de los 70.



2 comentarios:

  1. Jamás habría descrito un título tan extremadamente bien. Le he echao valor y me he tragao los dos de atlantis. Me atrevería a decir que es lo más duro que he escuchado en mi vida.

    Te recomiendo el AMAROK de Mike Oldfield que aunque tiene partes durillas, al lado de esto es una soplapollez.

    ResponderEliminar
  2. Escucharé el AMAROK que lo tengo pendiente. Me alegro que me comentes lo que te ha parecido. La gracia de todo es que Atlantis fue hecho hace casi 40 años...

    ResponderEliminar