lunes, 27 de diciembre de 2010

ESTUDIO HETERODOXO SOBRE EL OLFATO


El uso del incienso es intrínseco a la historia ancestral de la humanidad. Desde los primeros albores de la civilización, y a raíz del descubrimiento del fuego, el hombre a quemado en fogatas por la empírica técnica de ensayo y error maderas y resinas aromáticas que producían cambios en su estado anímico. El incienso y la veneración a los dioses van de la mano siendo éste una ofrenda habitual en templos y altares de todo el mundo; el incienso pues es considerado desde la antigüedad como objeto sagrado y se quema y se ofrece para buscar la bendición y el auspicio de lo divino.

En tumbas de Faraones Egipcios han sido encontradas resinas aromáticas que guardaban todavía el olor tras miles de años de añejo encierro, cosa no fácil de conseguir hoy en día, cuando ya todo es volátil y pasajero. El cultivo y cuidado de las plantas aromáticas es toda una tradición y costumbre que se transmite de padres a hijos en culturas como la india, donde la medicina tradicional ayurvédica se impone a la medicina ortodoxa. Hoy en día, se está invitando a médicos ayurveda a congresos de medicina para compartir conocimientos aunque sigue siendo la ayurvédica una ciencia denostada por la inmensa mayoría occidental. Si queréis profundizar en el tema, os recomiendo la película documental AYURVEDA del director Nepalí Pan Nalin, con una maravillosa banda sonora...

Sin embargo, hoy en día, los hombres de ciencia del siglo XXI realizan estudios sobre todo lo habido y por haber. Estudios realizados en templos Taiwaneses y en Catedrales durante servicios litúrgicos dicen que el nivel de benzopirenos (sustancia cancerígena de alto peso molecular) es elevadísimo y comparan el incienso con el humo del tabaco. La estupidez de tales estudios es suprema y es que me vienen a la memoria estudios similares que decían que el aceite de oliva y el vino tinto eran cancerígenos (cuando hoy en día son recomendados por cardiólogos de todo el mundo).

Evidentemente, todo es tóxico y nocivo en cantidades elevadas y la LÓGICA debe imponerse en ocasiones a los estudios que hacen saltar la liebre sobre cualquier tema. Los benzopirenos surgen de cualquier cosa que arda: fogata, barbacoa, incienso, cigarro, un papel quemado o lo que sea... Las cantidades de humo que deberíamos absorver serían elevadísimas y al contrario de lo que dicen éstos estudios, dudo que sea más nocivo que el tabaco. La dosis de todo lo que ingerimos por cualquier vía de nuestro cuerpo debe ser racional y responsable y repito que la lógica es LA MADRE DE LAS CIENCIAS.

QUEMA MASIVA DE INCIENSO EN TEMPLOS ORIENTALES

Podemos pues afirmar que lo que no se controla incomoda al hombre de Ciencia, acostumbrado al dogmático uso de reglas de tres que son válidas siempre y cuando no haya otras que lo contradigan.

Volviendo al estudio del incienso, si hay que destacar una cultura del incienso, es la INDIA. País con un bagaje cultural de especias y hierbas que sobrecoge, la India nos ofrece todo un catálogo de fórmulas ancestrales para paladares pituitarios exquisitos. El incienso de calidad hindú por excelencia es el llamado tipo MASALA, hecho de una combinación de hierbas naturales, especias, resinas aromáticas y palillos de bambú con aromas que dificilmente podemos reproducir en laboratorios químicos occidentales.

Por proximidad podemos destacar también el uso del incienso en TIBET, donde la existencia de hierbas completamente desconocidas para nosotros nos depara sorpresas. TIBET es un paraíso para los botánicos que se atreven a ir mas allá y el incienso tibetano es buena prueba de ello. En base a recetas tradicionales transmitidas de generación en generación, el incienso tibetano carece de varilla de madera de sustento y emite un sutil y agradable aroma a "fogata".

La medicina ayurvédica INDIA y TIBETANA receta diferentes combinaciones de olores para curas espirituales (con todo lo que la dichosa palabra conlleva). Destaca también el uso de la boñiga de vaca como potente catalizador del fuego y como sustancia desinfectante y aromatizante; la vaca bien cuidada es todo un surtido de recursos medicinales que harían llevarse las manos a la cabeza a médicos de familia en nuestro país (se aprovecha incluso la orina como colirio antibiótico). Además, y siguiendo con los estudios curiosos (a la par que imbéciles), últimamente se ha dicho en la prensa que la emisión de gas Metano de las vacas es muy contaminante y que por lo tanto habría que hacer algo al respecto vetando quizás la cantidad de ellas en India; como vemos, la lógica existencialista, racional y curtida de los científicos no tiene límites... (el vertido de crudo y las barbaries contra nuestra naturaleza quedan obviados evidentemente en el artículo en cuestión).

En India sin embargo no es oro todo lo que reluce; el incienso habitual en muchas casas es perfumado y en ocasiones de mal olor hecho exprofeso para eliminar los penetrantes olores desagradables que campean por las sobresaturadas calles. El olor de las cremaciones y las miserias es habitual y el alcanfor es una buena medida para eliminarlo.

Además, se habla de explotación de mujeres y niños en la producción de incienso, ya que evidentemente, el buen incienso indio es trabajado a mano y con paciencia, nada que ver con las prisas occidentales. Sin embargo, también abundan campamentos y empresas que acogen a gente deshauciada y discapacitada y que gracias a los inciensos son integrados en la medida posible en el mundo laboral... en todo éste asunto no habría que olvidar que nuestros países avanzados y todopoderosos (con crisis o sin ella) explotan y extraen todo lo posible destruyendo medio ambiente, flora y fauna de todo ecosistema que se precie. Como apunte, vemos diariamente la dificultad para que medicamentos lleguen a gente pobre mientras que la COCA-COLA llega hasta cualquier rincón del Universo... CUESTIONES DE LA ALDEA GLOBAL.

En otras partes del mundo también tenemos ejemplos de la cultura del incienso: el incienso árabe es radicalmente distinto por el empleo de hierbas diferentes; en sudamérica existen numerosas maderas y cortezas aromáticas (el uso del incienso allí se mezcla con la santería y creencias de toda índole) o el incienso florado japonés, que se ofrece a los muertos en generosas cantidades y que es propio del SINTOISMO y el TAOÍSMO. En países como el nuestro, el uso de inciensos va subscrito a eventos litúrgicos destacándose el uso del Olíbano (resina de la planta del incienso, con muchas propiedades curativas, entre ellas el uso como cicatrizante) en la Semana Santa; es llamado también FRANKSINCENSE o símplemente INCIENSO.

FABRICACIÓN ARTESANAL DE INCIENSO EN INDIA

También decir que los principales perfumistas de todo el mundo viajan a países como India o Egipto para abastecerse de esencias naturales y recetas tradicionales para fabricar sus perfumes. Utilizan en sus perfumes escasas gotas de esencias puras que luego revisten de productos químicos que ensucian el producto final. La industria de los perfumes es corrupta y roba a países pobres con mucha más tradición perfumera pero evidentemente, ésto no le importa a nadie. Expertos perfumeros egipcios son capaces de imitar cualquier perfume occidental por caro que sea (y ésto lo he vivido en mis propias carnes), pero determinados contratos les impiden comercializar estas mismas marcas, con lo que cambian los nombres y producen "imitaciones" (quien imita a quién...) mucho más baratas y naturales.

En el tema de los inciensos ocurre igual; empresas occidentales producen inciensos tóxicos que imitan (por decir algo) a los tradicionales inciensos de India y colocan sus productos en cualquier parte, llegando a afirmarte en los envoltorios que son productos naturales. Aquí evidentemente no voy a extenderme en marcas ni fábricas pero cuidado con las velas aromáticas, los todo a cien y tiendas de Comercio Justo y demás.... NO ES NATURAL Y SALUDABLE TODO LO QUE VENDEN.

Hace unos años se publicó una lista de un centenar de esencias, inciensos de todo a cien, velas aromáticas y productos de éste tipo altamente tóxicos y que no reunían las normativas adecuadas para su consumo. Se componían principalmente de químicos de dudoso origen y se distribuían en tiendas de todo tipo, incluso en franquicias de centros comerciales por todos conocidas. Como vemos, la desinformación como siempre prima sobre todo lo demás.

Sin pretender sentar cátedra ni mucho menos, os dejo una serie de consejos para disfrutar de un buen incienso y descartar imitaciones y otras barbaries:

* Quema el incienso en lugares bien ventilados. La acumulación de humos es evidentemente tóxica por sobreexposición al igual que todo en la vida (incluido el sexo) y además mientras más satures el ambiente, menos disfrutarás del aroma. Un ambiente cargado no es saludable ni para el cuerpo ni para la mente.

* Desconfía de productos de países occidentales y lo digo de corazón. Cada producto en la vida tiene un país de origen y el incienso no se relaciona demasiado a países como el nuestro, que ni tienen tradición ni hierbas aromáticas adecuadas para la fabricación de un buen incienso. En España se puede encontrar inciensos litúrgicos en cualquier tienda de Semana Santa, pero como ejemplo, la Mirra tiene muchas calidades y la que se vende aquí no es ni de lejos igual a la que puede encontrarse en India. De igual forma, y como hemos dicho antes, no es oro todo lo que reluce y la experiencia te dará qué incienso es mejor que otro.

* Desconfía de varillas que sean demasiado iguales (tipo "molde"). Las varillas de calidad por lo general no son uniformes ni responden a una forma fija. Mientras más iguales y bien formadas sean las varillas, peor es el incienso. La manufactura industrial entorpece el producto final. Además, si las varillas tienen colores extravagantes que parecen salidos de una carte de ajuste, peor todavía pues más químicos llevan. Las varillas naturales tienen colores apagados, terrosos y marronáceos aunque hay excepciones cuando se usan flores rojas o de otro color fuerte.

* Si pellizcas un incienso tipo MASALA, observa que su interior es negruzco. Ésto se debe a la resina base y es un signo de buena calidads. Los inciensos masala llevan resina en su interior y se recubren de especias y hierbas aromáticas. Si la varilla es dura quizás el incienso no sea todo lo bueno que debe ser, aunque hay excepciones en ésto dependiendo de las hierbas utilizadas. El incienso Masala es dulzón, agradable al olfato, exótico, sutil y especiado.

* Los inciensos indios de color negro y de textura dura al tacto son perfumados, es decir, que se hacen con una base de carbón que luego se moja en esencias. Son menos agradables y de menos calidad. Además, se consumen muy rápido.

* La esencia de rosa natural es carísima y hacen falta toneladas de pétalos para fabricarla, con lo que toda esencia que te digan que es de rosa y es natural, ten por seguro que no será 100% rosa.

* El sándalo es arbol protegido en INDIA, así que hoy por hoy es raro encontrar esencias o incienso de sándalo puro. Hay maderas aromáticas parecidas que se utilizan para imitar al sándalo. El polvo de sándalo es producto de lujo en la alta cosmética y su precio es altísimo. Cuando en la caja pone sándalo natural, probablemente será otra madera parecida.

* Los inciensos que se consumen demasiado rápido no suelen ser de buena calidad. Llevan combustibles no naturales que aceleran la combustión.

* Vigila el incienso. No lo quemes en cualquier parte porque puede prender fuego a cosas que estén a su alrededor.

* Un buen incienso es sensible a los cambios de temperatura. No lo guardes en un lugar caliente ni a pleno sol. Es preferible el interior de los armarios que tienen un ambiente ideal para hacer madurar el incienso. Además, perfumaras tu ropa. Las esencias que son realmente naturales maduran con la edad, poniéndose mas oscuras y mejorando notablemente su olor.

* El incienso tipo DHOOP BHATI es resinoso y duro al olfato. De larga duración, es toda una experiencia, pero cuidado, no es muy apto para espacios cerrados debido a lo penetrante de su olor. Es otra variante del tipo Masala pero más intenso y quizás menos agradable al olfato. Para no iniciados es mejor obviar éste tipo de inciensos.

* Cuidado con el ALMIZCLE. Hay dos tipos: el animal, que se obtiene del Ciervo y el vegetal que se obtiene de una planta de aroma parecido. El almizcle del ciervo se obtiene al matarlo en época de celo y extraer su glándula almizclera (que es utilizada para atraer a la hembra) que posteriormente se seca y se obtiene una sustancia de tipo jabonoso. Ni que decir tiene de lo cruel del asunto... El almizcle vegetal es más claro en aspecto y parece un jabón. Se unta por el cuerpo o bien se pone en saquitos en armarios y cajones (entre otros usos).

* La varilla de los inciensos debe ser de bambú, que es ligeramente aromática pero no "oculta" el aroma del incienso. Otro tipo de varillas no es recomendable.

INCIENSO TIBETANO DE PAPEL DE ARROZ Y ESPECIAS

PALO SANTO

INCIENSO TIPO RESINA

INCIENSO TIBETANO

Espero que os haya gustado éste recorrido por uno de nuestros más ocultos y misteriosos sentidos: EL ANCESTRAL OLFATO. Piensa que el olfato es una vía poderosa de evocación y búsqueda y que siglos de urbanización han atrofiado nuestras pituitarias, pero el misterioso olfato puede ser estimulado y conectar con nuestra memoria atávica, esa en la que nos arrastrábamos a ras del suelo y quemábamos maderas para alimentar el fuego...

No hay comentarios:

Publicar un comentario