jueves, 30 de diciembre de 2010

ARQUEOLOGÍA MUSICAL PARA ACABAR EL AÑO

8:20 de un tarde fría de Diciembre. Ante mí dos caminos: a la derecha y hacia arriba o todo recto. Por avatares del destino y por circunstancias que aquí no relataré, voy hacia arriba, una posibilidad harto imposible por la prisa que llevaba.

Al llegar a lo alto de la cuesta, recuerdo que allí había una antigua tienda de segunda mano sobre todo llena de muebles de añejo recuerdo. Asomado al escaparate sabiendo que es la hora de cierre, veo el lomo de un libro... cualquier libro, así que decido echar un vistazo rápido. Aroma de otro tiempo, cosas de otro tiempo y tiempo de otras personas. Vidas, vivencias, éxitos y fracasos.

Atestados de polvo yacen detalles de otras vidas. Creo que he cometido un error y no tendría que haber entrado. Decido dar una vuelta rápida e irme...

Y cual es mi sorpresa cuando en una innombrable esquina encuentro varios vinilos morrallosos. Decido echar un vistazo con el convencimiento de que lo primero que haré cuando llegue de nuevo a la civilización será lavarme las manos... de repente, entre toda la morralla, aparecen dos vinilos como sacados de otro tiempo y otro lugar que me indican que el destino existe y que la saca volverá a llenarse:

THE ALLMAN BROTHERS BAND: BROTHERS AND SISTERS


Música setentera sureña, de bares de carretera y comunas hippies. De esas bandas sobre las que se cebó la tragedia, en Brothers and Sisters encontramos rock n´roll añejo y nostálgico para amantes de otras épocas.





CAMEL: A LIVE RECORD


Impresionante doble LP recogiendo a la banda en directo entre los años 74, 75 y 77. Imprescindible trabajo de una de las bandas más sobresalientes e influyentes del rock progresivo y asociados al movimiento "Canterbury".




Todos los vinilos en perfecto estado de conservación pero con señas del evidente paso del tiempo que los hacen aún más encantadores: crujidos, golpes, susurros... NOSTALGIA QUE ME HACE INHALAR EL INCONFUNDIBLE AROMA DEL VINILO AÑEJO...

La arqueología musical de final de año da sus frutos y no deja de descubrirnos sorpresas cubiertas de polvo prestas a darnos la alegría del día a mitómanos y coleccionistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario