jueves, 23 de febrero de 2017

JUAN ANTONIO NIETO - "IMPERFECT" (MOOZAK; CASSETTE, 2016)


A través del sello MOOZAK (Viena), JUAN ANTONIO NIETO edita su nuevo trabajo "Imperfect", un compendio de estructuras digitales erróneas a modo de matrices que se entrelazan para darnos como resultado el Score de un mundo basado en los errores. Una especie de Coda de ruidos, Lo-Fi digital a base de estertores, golpes y chisporroteos que por alguna suerte de anómala naturaleza acaban cohesionándose en su propio ecosistema.

La presentación del trabajo es exquisita. Una cinta de cassette con una cubierta en 8 colores fabricada a base de degradar círculos concéntricos en papel de 300 gramos (artwork a cargo de CLEMENS HAUSCH).

JUAN ANTONIO NIETO se encarga de todo el espectro sonoro de los 47 minutos que compone la obra. Sobre el artista podría hacer un monográfico extenso. Desde su inicial faceta de batería de grupos como AVIADOR DRO, ALPHAVILLE o sus colaboraciones con LOS INICIADOS, LA DAMA SE ESCONDE y ESCLARECIDOS, hasta su irrupción enquistada en la música electrónica en los 90 (SHAKERMOON y el dúo FRACTURE!). 

El año 2000 marca el inicio de su Alter Ego PANGEA, donde experimenta con las percusiones, las grabaciones de campo y el drone ruidista.


Para quien quiera profundizar en esta última etapa, dejo algunas reseñas de obras del autor que he tenido el honor de escribir:



El Orden surgiendo triunfante del Caos es lo que mejor podría definir la propuesta de Nieto. La monumental cascada de "errores" con los que se abre la cinta teje toda una maraña a priori inconexa, industrial y casi tetánica... hasta el punto de que uno no sabe si debe vacunarse al escuchar esta música so pena de contagiarse de algún mal que perviviese en las pútridas cadenas de Ceros y Unos.

A través de toda esa matriz matemática de errores que no debían estar ahí, surge en el segundo corte de la Cara A un indicio de harmonía (digamos que melodía no es la palabra) como si las moléculas sonoras se estuvieran distribuyendo bajo el influjo de algún extraño campo magnético que las dispusiera de una forma y no de otra. 


Es la música que sonaría en una realidad que no se rigiese por PHI, eso que llaman "la distribución armónica de la naturaleza", sino un mundo cuya principal ley fuese la asimetría (anti New Age también podría valernos). El tercer corte es un brutal conglomerado de percusiones y tonos que dan como resultado una melodía casi folclórica... es la música tradicional del obsesivo mundo de Juan Antonio Nieto. Curiosas las percusiones casi de claquet y los tonos metálicos que parecen darle el cariz de una vieja canción psicodélica. 

Lentamente el tema se funde en una ominosa fuga que me recuerda a Badalamenti en clave Drone (y a Alan Splet, por supuesto) que se extiende al cuarto corte en el que podría perfectamente habitar a la perfección LYNCH y sus "erróneos" personajes de ERASERHEAD

El contraste entre los sonidos digitales y la electrónica Lo-Fi es brutal, creando unos ambientes secos, y ásperos que casi parecen herirte las mucosas de los oídos. La aleatoriedad acaba fluyendo a su modo en lo que parece una recreación matricial de los cuatro elementos... como si fuego, tierra, aire y agua se redujesen a simples ecuaciones numéricas que puestas en una máquina, sonasen parecidas a sus sonidos madre pero fuesen falsos en cierta forma. 

Es lo que ocurre también en el quinto corte que cierra la Cara A, donde no sabemos si estamos ante agua real o matemáticas erróneas que emulan al agua. También puede ser que mis órganos sensoriales estén mandando datos equivocados a mis falanges, y lo que estoy escribiendo no sea real. Para mí es agua, para tí puede ser el motor de un helicóptero.


La Cara B se abre con una emisión subsónica que roza el Dark Ambient. Con cierto cariz ritual, donde los golpeteos digitales conforman la particular percusión que imprima todo el trabajo de Nieto, y donde se intuyen o materializan determinados esbozos harmónicos otra vez. Puestos a realizar un símil, digamos que parece un tema compuesto con los millones de errores que he captado en las grabaciones de cds que he tostado con Nero en los últimos tiempos. Si alguien los hubiese recopilado y dado forma antropomórfica, sonaría parecido a esto. 

¿Es pues JUAN ANTONIO NIETO el compositor de una música equivocada?; ¿es quizás el médium a través del cual suena una realidad escondida que ha sido ocultada por su carácter subversivo y dañino?... dicho de otra forma, ¿y si el universo no fuese como nos han contado y el Caos es el que reina a sus anchas?. Es lo que pienso al meterme de lleno en el segundo y cacofónico segundo corte o la abstracción y cópula sensorial del tercero, que parece darnos de lleno con el sonido vibrátil de un transmisor de ondas mal fabricado.

El final de la cinta es tremendo. Una emisora de radio que nunca consigue sintonizar correctamente o bien que lo sintoniza todo a la vez, vaciándonos opresivamente de cualquier atisbo de realidad en el último tema, donde se forma una (esta vez sí) melodía oscurísima que me pone los vellos de punta, mientras de fondo suena algo que parece estar tensándose. 

¿Es un órgano lo que suena de fondo?. Cuando parece que está a punto de surgir una voz pútrida esparciendo su homilía corrupta, se para todo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario