martes, 29 de marzo de 2011

TOMBSTONE (GEORGE PAN COSMATOS; ESTADOS UNIDOS, 1993)



Del director de RAMBO o COBRA, George Pan Cosmatos, y producida por uno de los abanderados del cine de acción y aventuras, Andrew G. Vajan, TOMBSTONE es otra revisión más del mito y leyenda de Wyatt Earp y John "Doc" Hollyday...
Protagonistas ambos del mítico e histórico duelo de O.K. Corral, hecho acaecido el 26 de Octubre de 1881 a las 14:30 horas en un corral en Tombstone, Arizona, donde al parecer se hicieron 30 disparos en 30 segundos, en un duelo entre un grupo de "delincuentes" al amparo de la ley de Tombstone y los Earp, que eran vistos como forasteros y entrometidos en la vida social diaria del pueblo, donde se cometían hurtos y pequeños delitos a sabiendas del sheriff Johnny Beham.
Históricamente, el film que nos ocupa hace una revisión del suceso dándole grandes dosis de epicidad y violencia que evidentemente no ocurrirían de tal modo, ya que como todo el mundo sabe, realmente los pistoleros y los duelos en el Viejo Oeste han sido retratados en el cine de modo distinto a como ocurrieron en la realidad. Sí que se mataba y disparaba; existía el colt y el winchester; el ganado y los ranchos... pero claro, el mito es el mito, y el cine no sería el mismo si el western no se hubiese llevado a la pantalla con sus estereotipos y sus clichés...
Pues bien, TOMBSTONE parte de todas estas premisas y sin ser el mejor WESTERN que he visto, sí que me mantuvo pegado a la pantalla y me produjo muy agradables sensaciones. Con un impresionante reparto: Van Kilmer, Kurt Russell, Sam Elliott, Bill Paxton y Michael Biehn... todos perfectamente caracterizados y bordando un papel que les pega estupendamente (ver esos bigotones tremendos que lucen durante toda la película... ¿como harían para comerse un bocadillo de pan de viena?...


EL AUTÉNTICO WYATT EARP...

Destacaría los papeles de Russell (su fría mirada va acorde con su personaje y yo la verdad no le retaría a un duelo) y por encima a Val Kilmer, interpretando a un Doc Holliday tuberculoso para nada sobreactuado. También me gustó el personaje de Sam Elliott (uno de los hermanos de Wyatt Earp), supongo que el hermano mayor, y que transmite una presencia y un porte de esos que llenan la pantalla (y con un vozarrón en versión original que se te quitan las ganas de pasear por el pueblo o irte a tomarte un whiskey al saloon).
Quizás lo que menos me ha gustado son las escenas de amor entre la protagonista principal femenina y Earp, que me han parecido un poco cargantes, pero vaya, quizás pueda ser por la testosterona y adrenalina que estaba segregando en el momento que me pedían nada más que violencia (es que las enaguas que llevaba la tipa no eran de mi gusto, la verdad...).
Otro punto negativo es que creo que la película era más larga en su origen y la han montado algo precipitadamente, ya que se notan algunos saltos de guión fruto de las prisas y la búsqueda de la comercialidad, pero que para nada entorpecen el desarrollo del guión... si acaso aceleran un poco el desenlace final.
Resumiendo, que he disfrutado un montón con un western con sabor clásico y guiños leves al cine de Leone (muy leves) y que creo que merece un visionado atento de todo amante del género.


No hay comentarios:

Publicar un comentario