viernes, 9 de abril de 2010

LA FIESTA NACIONAL


Cual modernos gladiadores saltan al ruedo vestidos de imbéciles; traje de luces para la tarde de la matanza. El gladiador vestido y armado pero el toro desnudo e indefenso.

Música para presentar el espectáculo, aplausos aguerridos y el olor del cuero recién muerto ya flota en el aire.

Para ellos es una lucha de iguales pero no para tí, toro, que estando con tu manada te marcaron al fuego y te robaron la libertad; serás toro bravío, te dijeron, y saldrás al ruedo con las horas contadas y lágrimas en los ojos. Llora como toro lo que no pudiste llorar como hombre.

En la fiesta nacional no eres la estrella; en la fiesta nacional eres la víctima. Pero no hay muerte sin sufrimiento y tú tendrás el tuyo.... banderines en el lomo y colores que te provocan.

La jauría alienta al gladiador y a ti te miran con desprecio. Tienes las horas contadas y en un último y desesperado intento utilizas tus cuernos para abrirte paso entre el gentío. O matas o te matan...
Sangre, sudor, lágrimas y testosterona. Te pican el lomo y la herida escuece. Rojo color de tragedia en tu última tarde de vida.

Adiós a tu vida y bienvenida sea tu muerte injusta en la tarde de los idiotas. Maldito sea el graderío que te condena y los gritos de júbilo de los que lo animan. Maldito el que te mata por derramar tu sangre en la arena y malditos los hijos de la barbarie que aplauden tu agonía.

Me cortan la oreja y el rabo como trofeo y mi vida se apaga.

Gracias al cielo porque la última imagen que se clava en mi retina es la de mi sangre derramada en la arena y no la del torero saludando a la jauría... gracias al cielo porque soy el primero de la tarde y no tengo que ver más barbarie sobre mis semejantes... gracias al cielo por venir rápido en mi ayuda y terminar rápido con mi agonía...

Adiós a vosotros hombres, que me asesinásteis por divertimiento en una calurosa tarde de verano.


Adiós mi vida... bienvenido mi cielo.

2 comentarios: